sábado, 6 de junio de 2009

…Mi pared.

Lo cierto es que nunca me ha gustado el gotelé. En España se puso muy de moda en los 60 con aquello del Boom inmobiliario de Benidorm. Mi sueño de tener unas paredes lisas comenzó a convertirse en realidad hace unos meses. La del dormitorio fue la primera, y con ella aprendimos…entre otras cosas a medir el cabecero antes de poner los puntos de luz y lo importante que es preparar una buena base antes de pintar.

Lo primero fue lijar el odiado gotelé, es lo más duro, se hacen toneladas de polvo. Después dar la llana para nivelar y rellenar posibles huecos. Ahora lijar de nuevo. Después pintamos la pared con una imprimación para paredes de Valentine, que me recomendó Cristina de Pinturas la Pergola. ( En un proyecto de este tipo es imprescindible un buen asesoramiento profesional y personal) y os puedo asegurar que la diferencia se nota. La imprimación se dio diluida y se dejó secar unas 24horas. Por último pintar, una primera mano, secar y después para terminar una segunda

También me asesoró con el color de la pared y este es el resultado.

Imagen 193

No hay comentarios:

Publicar un comentario